“Los descendientes de Caín se apoderan del poder político”

 

W. Cleon Skousen, Los Primeros 2.000 Años

Cap. 22: “Los Descendientes de Caín se apoderan del poder político”

 

¿Con quién se casó Cam? ¿Qué significaba su nombre?

¿Quién fue el heredero de Cam? ¿Qué predijo Noé respecto a él? ¿Cómo iba a ser distinguido él de los demás hombres? ¿Sabemos si una marca similar distinguía o no a los otros hijos de Cam?

¿Quién se estableció en Palestina? ¿De quién eran descendientes? ¿Toda la gente abandonó “el oriente” y se fue a Sinar para ayudar en la construcción de Babel?

¿Quién fue el líder político durante la construcción de Babel? ¿Dijo él por qué debían construir una ciudad? ¿Hay alguna indicación de la razón por la que querían construir una gran torre?

¿Por qué la construcción de ciudades en este período en particular desafiaba los propósitos de Dios?

¿Fue Nimrod un poderoso cazador “delante del Señor”? ¿Por qué fue él particularmente un líder político indeseable? ¿Estaría el profeta Noé inclinado a mirar a Nimrod como un apóstata de la Iglesia? ¿Por qué?

¿Conocemos la fecha aproximada cuando la tierra fue “dividida”? ¿Cuál es?

¿Hubo en Babel gente recta que resistió las enseñanzas de Nimrod? ¿Cuál era el nombre del hermano de Jared? ¿Sabemos la forma cómo la vida humana y animal regresó a América después del Diluvio?

¿Cuándo ocasionó el Señor “la confusión de lenguas”?

¿En estos primeros tiempos hubo algún problema de agnosticismo o ateísmo? ¿Cuál fue el problema?

 

¿Cómo sobrevivió la simiente de Caín al Diluvio?

La sangre de Caín fue perpetuada después del Diluvio como resultado de que (previo al Diluvio) Cam se casó con una mujer llamada Egyptus que pertenecía a la raza prohibida y a través de ella la simiente de Caín descendió.[1] De hecho, el nombre “Egyptus” significa prohibido.[2] A Cam mismo se le permitió “caminar con Dios” y poseer el Sacerdocio,[3] pero debido a su matrimonio con Egyptus él nunca pudo otorgar este privilegio a ninguno de sus descendientes.[4]

Poco después de su llegada a la nueva tierra Noé tuvo la ocasión para recordarle a Cam que sus descendientes perpetuarían la maldición de Caín. La ocasión fue lamentable para Noé. Ocurrió justo después de su primera cosecha de su viña. No estando en su juicio, Noé bebió demasiado del vino que ellos habían extraído de las uvas y se había ido a dormir a su tienda. Mientras dormía quedó desnudo y cuando Cam lo vio se rio de su padre. Sem y Jafet, sin embargo, cubrieron a su padre por el respeto y amor que le profesaban.

Cuando Noé se despertó de alguna forma de enteró de lo que había sucedido, y fue en esta ocasión que Noé le recordó a Cam que su hijo, Canaán, nunca tendría los poderes de la presidencia y del liderazgo del Sacerdocio sino que solo sería “siervo de siervos.” También dijo: “Un velo de oscuridad lo cubrirá, y de esta forma será distinguido entre los hombres.”[5]

Los descendientes de este Canaán posteriormente se establecieron en Palestina y así es como llegó a conocerse como la “Tierra de Canaán.”[6] Los Filisteos y otras naciones de Palestina que posteriormente se resistieron a Israel eran de este linaje.

Es aparente en las escrituras que no solamente la simiente de Canaán, sino que todos los demás hijos de Cam fueron privados del Sacerdocio. Faraón, que era nieto de Cam a través de una de sus hijas, es mencionado especialmente como alguien no elegible al Sacerdocio debido a su linaje.[7]

Otro nieto de Cam toma nuestra atención ahora de manera que consideraremos su biografía en detalle. Su nombre era Nimrod.

 

Nimrod, el constructor de Babel

Cuando Noé y sus tres hijos empezaron a multiplicarse y a llenar la tierra, aparentemente establecieron una civilización pastoril. Sin embargo, conforme la población empezó a incrementarse, hubo ciertas facciones del pueblo que querían construir una ciudad similar a aquellas que habían escuchado a sus padres relatar que florecieron durante el período pre–diluviano. Este grupo de ambiciosos constructores de ciudades eran dirigidos por un descendiente de Cam llamado Nimrod.

Nimrod fue el nieto de Cam a través de Cus.[8] A él se le describe en la traducción del Rey Santiago como “vigoroso cazador delante de Jehová.”[9] Pero la versión inspirada no le otorga tal distinción. Dice: “Y Cus engendró a Nimrod; quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. Y él estableció un reino, y el inicio de su reino fue Babel y Erec y Acad y Calne en la tierra de Sinar.”[10]

De eventos subsecuentes veremos que Nimrod fue un poderoso cazador en contra del Señor y la Versión Inspirada verifica ese hecho de que hubo una traducción incorrecta en nuestra Biblia moderna.

Él fue un poderoso cazador “en la tierra”, pero no delante de Jehová.

Como ya hemos mencionado, este primer asentamiento realizado por Noé y sus hijos fue en el “oriente” y pareciera haber sido en Media o en la parte oriental del valle de Mesopotamia. Por lo tanto, cuando Nimrod y algunas de las otras personas estuvieron inconformes, la ruta de migración hacia el occidente. La Versión Inspirada dice: “Y aconteció que muchos partieron del oriente y al partir del oriente, encontraron una llanura en la tierra de Sinar y habitaron allí en la llanura de Sinar. Y se dijeron uno a otro, Venid, vayamos, hagamos ladrillos resistentes cosiéndolos con fuego. Y ellos usaron ladrillos en lugar de piedra, y usaron lodo (asfalto) en lugar de mortero. Y dijeron, Venid, vayamos, y hagamos una ciudad, y una torre que sea alta, que llegue hasta el cielo; y hagámonos un nombre no sea que seamos dispersados por toda la faz de la tierra.”[11]

Esta es la ciudad que llego a ser Babel. Tres cosas son dignas de mencionar sobre esa ciudad.

Primero, que fue construida con propósitos que estaban en directa oposición a los mandamientos de Dios. El Señor les había dicho que se esparcieran por toda la tierra, pero ellos construyeron esta ciudad para concentrar a la población. El Señor sabía que la vida citadina bajo el liderazgo incorrecto podría corromper a una nación completa en una sola generación. Observarán que siempre que un gobierno patriarcal sobrevivía, éste alentaba un tipo de vida pastoril. La “tienda” de Noé y las “tiendas de Sem” se mencionan específicamente.[12] Antes del Diluvio, la Ciudad de Enoc fue una excepción pero esta fue establecida bajo guía divina y fue gobernada en rectitud.

La segunda cosa a observar sobre Babel es el hecho de que fue gobernada por la simiente de Caín. Nimrod, el nieto de Cam, es quien recibe crédito especifico en la fundación de la ciudad.[13]

Tercero, un pequeño comentario se puede hacer concerniente a la torre que esta gente se determinó a construir. Nótese que iba a ser alta, casi hasta el cielo. El propósito de esta torre era escapar de la justicia de Dios en caso de que hubiera otro Diluvio. Aparentemente Nimrod no tenía confianza en el convenio entre Noé y el Señor.

Esto empieza a darnos una idea de la personalidad de Nimrod. Él era un desafiante y rebelde hijo de Caín. Josefo nos da la descripción que la historia judía hace sobre Nimrod:

“Ahora, fue Nimrod quien los incitó (al pueblo de Sinar) a tal afrenta y desacato contra Dios (el de negarse a esparcirse por toda la tierra). Él era el nieto de Cam, el hijo de Noé, un hombre intrépido, y de mano fuerte. El los persuadió a no dedicar (su posteridad) a Dios, y que buscaran su felicidad por sus propios medios, y que creyeran que era por su propia fuerza como habían logrado esa felicidad. Él también cambió el gobierno en una tiranía, no buscando nada más que apartar a los hombres de su temor a Dios, y hacerlos dependientes únicamente de la protección que él les brindaba. El también les dijo que se vengaría de Dios, y que si El tenía en mente ahogar el mundo nuevamente; el construiría una torre tan alta que ¡las aguas no serían capaces de alcanzar! y que el mismo se vengaría de Dios por haber destruido a sus antepasados.

“Ahora, las multitudes se dispusieron a seguir la idea de Nimrod, y consideraban una cobardía someterse a Dios; y construyeron una torre, sin reparar en dolor, ni siendo negligentes en lo más mínimo al trabajo; y, por motivo que la multitud empleada aumentó considerablemente, más rápido de lo que alguien podría imaginar; el grosor de esta era tal, y estaba tan fuertemente construida, que a simple vista, su gran altura daba la impresión de ser menor de lo que en realidad era. Fue construida de ladrillo cocido, cemento mezclado con mortero, hecho de bitumen, para que no le entrara el agua.”[14]

Nótese que en esta descripción Nimrod duplica la actitud de Caín cuando declaró: “¿Quién es el Señor, para que tenga que conocerlo?”[15] A pesar de que Nimrod pudo no haberse dado cuenta, él estaba poniendo las bases de una gran cultura pagana que llegaría a ser la maldición de la civilización por más de cuatrocientos años.

La construcción y establecimiento de Babel indudablemente requirió muchos anos. Fue probablemente durante la construcción de esta ciudad que ocurrió un gran cambio en la geografía de la tierra.

 

En los días de Peleg la tierra fue dividida

Somos capaces de establecer la fecha para la división de la tierra con muy buena precisión. Esto es porque el Señor le dijo a Moisés la edad de cada descendiente de Sem al momento de que su heredero patriarcal nacía. Así, la escritura dice que Sem engendró a Arfaxad dos años después del Diluvio lo cual sería en el 2.342 a.C.[16] Arfaxad tenía treinta y cinco cuando engendró a Sala lo cual sería en el 2.307 a.C.[17] Sala vivió treinta años y engendró a Eber lo cual sería en el 2.277 a.C.[18] Eber vivió treinta y cuatro años y engendró a Peleg lo cual sería en el 2.243 a.C.[19]

Esto significaría que Peleg nació exactamente 100 años después que Noé y su familia llegaron al nuevo mundo. La división de la tierra ocurrió al principio de la vida de este patriarca, porque el recibió un nombre que significa “División”. Por tanto, diremos para conveniencia cronológica que la tierra fue dividida aproximadamente en el año 2.240 a.C.

Ahora, dado que solamente había pasado un siglo desde la llegada de Noé y su familia a este nuevo mundo, es muy probable que la ciudad de Babel estuviera comenzando cuando ocurrió la división.

Ahora sabemos más sobre el significado de “la división” que los estudiantes del pasado. Esto se debe a que tenemos revelación moderna en la cual el Señor describe cómo la división de la tierra será sanada antes del milenio. El Señor ha declarado; “Mandará al mar profundo, y será arrojado hacia los países del norte, y las islas serán una sola tierra; y la tierra de Jerusalén y la de Sión volverán a su propio lugar, y la tierra será como en los días antes de ser dividida”.[20]

Esto nos da una clara indicación de que la división de la tierra en los días de Peleg fue el resultado del hundimiento de la tierra en ciertas áreas de manera que el mar pudo recogerse en alguna de las regiones polares. Aparentemente hubo un hundimiento del piso Atlántico aunque las escrituras señalan que había un “mar del oriente” en aquella área incluso antes de la división.[21] Si el “mar del oriente” era tan grande como el Océano Atlántico de los tiempos modernos o no, de eso no estamos seguros. Pero en cualquier caso, lo que sí sabemos es que la división ocurrió alrededor del 2.240 a.C.

Y que América, Australia y las islas del mar separadas cortadas de “la tierra”.

Este evento fue de proporciones sísmicas, y los profetas parecen haber sabido que esto marcó la “división” de la tierra. Fue por esta razón que a Peleg le fue dado un nombre que significa “División”.[22]

 

La partida del Pueblo de Jared de Babel

En su debido tiempo la ciudad de Babel empezó a convertirse en una fuerte metrópolis bajo el gobierno dictatorial de Nimrod, y la torre de Babel empezó a atraer la atención fuertemente. En este tiempo, el Señor pronunció su juicio sobre la ciudad. Indudablemente El reveló a Sus profetas Sus intenciones, porque el Señor dijo: “He aquí, el pueblo es uno, y todos éstos tienen un mismo lenguaje; y han empezado a construir esta torre, y ahora, nada los detendrá de lo que han pensado, excepto Yo, el Señor, que confundiré su lenguaje, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Entonces Yo, el Señor los dispersaré desde ahora, sobre toda la faz de la tierra, y a cada lugar de ella.”[23]

Viviendo en la ciudad de Babel o en sus alrededores, estaba un grupo de personas rectas que habían resistido las enseñanzas de Nimrod. Uno de estos era Mahonri Moriancumer y otro era su hermano, Jared.[24] La dramática historia de este pueblo no está en la Biblia, pero es dada con lujo de detalles en el Libro de Mormón, dice:

“Y como el hermano de Jared (Mahonri Moriancumer) era un hombre grande y dotado de mucha fuerza, y altamente favorecido del Señor, Jared, su hermano, le dijo: Suplica al Señor que no nos confunda de modo que no entendamos nuestras palabras.

“Y sucedió que el hermano de Jared suplicó al Señor, y el Señor se compadeció de Jared; por tanto, no confundió el lenguaje de Jared; y Jared y su hermano no fueron confundidos.

“Entonces Jared dijo a su hermano: Suplica de nuevo al Señor, pues tal vez aparte su ira de aquellos que son nuestros amigos, para que no confunda su lenguaje.

“Y ocurrió que el hermano de Jared suplicó al Señor, y el Señor tuvo compasión de sus amigos y de las familias de ellos también, y no fueron confundidos.”[25]

Pero otra cosa preocupaba a esta gente. Dado que el Señor no deseaba que se quedaran en Babel, ¿dónde deseaba El que fueran? Jared dijo a su hermano:

“Ve y pregunta al Señor si nos va a echar de esta tierra, y si nos va a echar de la tierra, suplícale que nos indique a dónde hemos de ir. ¿Y quién sabe si el Señor no nos llevará a una región que sea la más favorecida de toda la tierra? Y si así fuere, seámosle fieles al Señor, a fin de que la recibamos por herencia nuestra.”[26]

Mahonri Moriancumer suplicó al Señor y finalmente recibió su revelación: “Ve y recoge tus rebaños, macho y hembra de cada especie, y también de las semillas de la tierra, de toda clase; y tus familias; y también tu hermano Jared y su familia; y también tus amigos y sus familias, y los amigos de Jared y sus familias.

“Y cuando hayas hecho esto, irás a la cabeza de ellos al valle que está al norte. Y allí te encontraré, e iré delante de ti a una región que es favorecida sobre todas las regiones de la tierra… Y no habrá sobre toda la superficie de la tierra nación mayor que la que yo levantaré para mí de tu posteridad. Y así obraré contigo, porque me has suplicado todo este largo tiempo.”[27]

A pesar de que Jared y Mahonri Moriancumer no lo sabían, ellos estaban a punto de iniciar un viaje que los llevaría al otro lado del mundo. El Señor tenía en mente repoblar el Hemisferio Occidental que había sido separado de “la tierra” a la cual había estado previamente unido.

Nótese que la nación que sería levantada en América iba a ser más grande que cualquiera de las naciones contemporáneas sobre la faz de la tierra. La civilización Jaredita fue contemporánea de Babilonia, China, Egipto y Asiria, y de acuerdo a la promesa, ésta las excedería a todas.

Jared y su hermano juntaron animales, pájaros, y peces. También tomaron abejas, a la cual llamaron deseret, y reunieron semillas de todo tipo de cultivos domésticos. Entonces fueron al valle que se encontraba “al norte” el cual era llamado el Valle de Nimrod.

“Y ocurrió que el Señor les mandó que salieran para el desierto; sí, a aquella parte donde ningún hombre jamás había estado… Y aconteció que viajaron por el desierto, y construyeron barcos, en los cuales atravesaron muchas aguas, y la mano del Señor los guiaba continuamente.”[28]

Si los Jareditas viajaron hacia el este o el oeste no estamos seguros. El Diluvio había dejado grandes islas en ambas direcciones. En algún momento, sabemos que ellos cruzaron exitosamente estas “muchas aguas” en los barcos que se les había enseñado a construir y finalmente llegaron a “ese gran mar que separa las tierras.”[29] Aquí habitaron en tiendas por un período de cuatro años.[30]

Al final de este lapso de tiempo, el hermano de Jared fue severamente reprendido por el Señor.

“Y por el espacio de tres horas habló el Señor con el hermano de Jared, y lo reprendió porque no se había acordado de invocar el nombre del Señor. Y el hermano de Jared se arrepintió…”[31]

Entonces el Señor le mandó construir ocho barcos similares a los que previamente habían construido para cruzar las islas del mar. Las escrituras nos dan solo una breve descripción de estas embarcaciones pero nos dicen que “estaban ajustados como el arca de Noé” lo que nos lleva a asumir que eran similares en algunos aspectos al Arca. Sin embargo, eran más pequeños.[32] Estaban construidos extremadamente bien al grado que el agua no podía penetrarlos incluso cuando eran sumergidos.[33]

“Y sucedió que cuando hubieron preparado todo género de alimentos, para que con ellos pudieran subsistir sobre las aguas, así como alimentos para sus rebaños y hatos, y cualquier bestia o animal o ave que llevasen consigo, he aquí, cuando hubieron hecho todas estas cosas, entraron en sus naves o barcos y se hicieron a la mar, encomendándose al Señor su Dios.”[34]

El épico viaje inició: “Y ocurrió que el Señor Dios hizo que soplara un viento furioso sobre la superficie de las aguas, hacia la tierra prometida; y así fueron echados de un lado a otro por el viento sobre las olas del mar. Y aconteció que muchas veces fueron sepultados en las profundidades del mar, a causa de las gigantescas olas que rompían sobre ellos, y también por las grandes y terribles tempestades causadas por la fuerza del viento.”[35]

Les tomó 344 días cruzar el océano –cerca de un año. Finalmente sus barcos se deslizaron en las costas de su nueva tierra. “Y desembarcaron en las playas de la tierra prometida. Y al pisar sus pies las playas de la tierra prometida, se postraron sobre la faz de la tierra y se humillaron ante el Señor, y vertieron lágrimas de gozo ante el Señor, por causa de la abundancia de sus tiernas misericordias sobre ellos.”[36]

De esta forma una vez más la risa humana se escuchó en el Hemisferio Occidental –la cuna de la raza humana por lo tanto el “viejo” mundo. La vida animal pronto se esparció a lo largo y a lo ancho de la tierra. Ciudades fueron construidas y una gran civilización pronto vio la luz. La escritura dice que este pueblo trajo registros con ellos de manera que las enseñanzas de los antiguos patriarcas y la historia verdadera de la raza humana pudieran ser preservadas entre ellos.[37]

Ahora regresemos al desarrollo histórico de Babel.

 

La confusión de las lenguas

Un tiempo después de la partida de los Jareditas de Babel, cayó una gran calamidad sobre aquella ciudad. Por medio de un simple dispositivo psicológico conocido por el Señor aparecieron repentinamente entre el pueblo diferentes sistemas de fonética lingüística. “La confusión de las lenguas” fue realmente un “don de lenguas” múltiple que confirió idiomas diversos sobre la gente de manera que ahora ellos se expresaran mediante sonidos lingüísticos diferentes a los que originalmente habían aprendido.

El principio psicológico sobre el que se basa el don de lenguas no lo conocemos, pero Pablo nos asegura que de todos los dones especiales del cielo este es uno de los más ordinarios.[38]

La escritura declara que tan pronto como los idiomas fueron cambiados y los hombres se hallaron hablando de forma diferente a sus amigos, el espíritu original de unidad entre ellos desapareció. Inmediatamente se organizaron en grupos para buscar nuevos hogares y nuevas tierras.

Aparentemente hicieron esto con pleno conocimiento de que esto es lo que Dios quería que hicieran. Habían sido advertidos que esta calamidad caería sobre ellos si no se dispersaban y se propagaban por la tierra. Ahora, el poder de Dios se había manifestado. Sin duda, muchos de ellos se apresuraron a salir como niños castigados para adoptar un patrón de vida que sabían que deberían haber seguido desde el principio.

Nótese que no hubo ningún problema de agnosticismo o ateísmo en este momento. Un hombre que había recibido un nuevo idioma como castigo de Dios ¡no iba a negar Su existencia! Al igual que Caín de antaño, estas personas tenían un completo conocimiento de la divinidad de Dios, pero rechazaban sus mandamientos y se resistían a obedecer. Habían participado del espíritu de Nimrod cuya actitud era desafiante.

Ahora se empezaron a formar muchas naciones. Conforme la gente se esparció se les describe estableciéndose originalmente en las siguientes áreas:

Los descendientes de Cam se establecieron en:[39]

– Egipto

– Canaán (Palestina)

– Continente Africano

– India

– Australia

– Asiria (Norte de Mesopotamia)

Los descendientes de Jafet se establecieron en:[40]

– Galacia (Asia Menor)

– Macedonia

– Armenia

– Gaul (Francia)

– España

– Grecia

– Italia

– Europa Central

– Sur de Asia

– Media

– Persia

Los descendientes de Sem se establecieron en:[41]

– Caldea

– Siria

– Parte de Armenia

– Salem (Jerusalén)

– Damasco

– Este de Mesopotamia

Se debe asumir, sin embargo, que estos asentamientos tribales fueron exclusivos de las nacionalidades mencionadas. Sabemos que hubo una gran mezcla de todos los pueblos; por ejemplo, incluso cuando los descendientes de Sem ocuparon gran parte de Mesopotamia, Nimrod y otros elementos rebeldes de la tribu Camita permanecieron es esa región y construyeron Babilonia, Nínive y otras grandes ciudades. La tabulación de arriba representa meramente a los grupos principales que fundaron cada región.

De esta forma se establecieron las bases de las naciones. Muchas de ellas posteriormente perdieron el rastro de sus orígenes y rellenaron su historia con mitos o versiones distorsionadas de la verdadera historia. Las investigaciones han revelado que ni sus genealogías ni sus historias ficticias pueden ser confiables.

 

Notas

[1] Abraham 1:21–24

[2] Ibid.

[3] Vers. Insp. Gén. 8:1

[4] D.y C. 76:57–58

[5] Vers. Insp. Gén. 9:30

[6] Ibid. 10:9–10

[7] Abraham 1:25–27

[8] Génesis 10:8

[9] Ibid. 10:9

[10] Vers. Insp. Gén. 10:5–6

[11] Ibid. 11:1–3

[12] Génesis 9:21, 27

[13] Ibid. 10:8–10

[14] Josefo, op. cit , Libro I, Cap. 4

[15] Moisés 5:16

[16] Vers. Insp. Gén. 11:7

[17] Ibid. vers. 8

[18] Ibid. vers. 9

[19] Ibid. Vers.10

[20] D. y C. 133:23–24

[21] Moisés 6:42; 7:14

[22] Génesis 10:25, lectura marginal

[23] Vers. Insp. Gén. 11:5

[24] Ver Dicc. del Libro de Mormón, “Hermano de Jared”

[25] Éter 1:34–37

[26] Ibid. 1:38

[27] Ibid. 1:41–43

[28] Ibid. 2:5–6

[29] Ibid. 2:13

[30] Ibid.

[31] Ibid. 2:14–15

[32] Ibid. 2:16

[33] Ibid. 6:7

[34] Ibid. 6:4

[35] Ibid. 6:5–6

[36] Ibid. 6:12

[37] Ibid. 8:9

[38] 1 Cor. 14

[39] Ver Clarke, Bible Commentary, Vol. 1, p. 83–85

[40] Ver Ibid. p. 83

[41] Ver Ibid. p. 85