Moisés 2

 

Los análisis en color verde han sido extraidos del Libro Comentarios de La Perla de Gran Precio, del Sistema Educativo de la Iglesia.

Y aquellos insertados en color marrón del documento Introducción a La Perla de Gran Precio, Guía para Instructores de Institutos.

 

**************************************************************************

 

Relato de Moisés 2

 

CAPÍTULO 2

(de junio a octubre de 1830)

 

Dios crea los cielos y la tierra—Toda forma de vida es creada—Dios hace al hombre y le da dominio sobre todo lo demás.

 

Conceptos claves a analizar:

1. Ya sea así Moisés contempló o no la forma real en que la tierra fue creada, no proporciona ningún detalle de su creación sino que sumariza el proceso completo, cualquiera que éste haya sido, diciendo: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”.

2. La gloria de Dios es la inteligencia; y cuando se siente esa inteligencia en cualquier compartimiento de la creación, existe una aplicación de la verdad y la ley que puede llamarse figurativamente “luz”. Esta luz contrasta con la “obscuridad” que existe dondequiera la inteligencia de Dios no esté en operación en tal área de la creación.

3. Los cielos y la tierra fueron creados por medio de la instrumentalidad del Unigénito de Dios, quien es el Salvador del mundo.

4. Los períodos de trabajo son llamados “días”; y cuando hay un cese de labores, llamamos a eso “noche”. Los pueblos antiguos de la Biblia se referían a los períodos de trabajo como a un “día” y a la cesación del mismo, como a la “noche”. Los períodos llamados días y noches en la narración de Moisés, eran períodos en que los Dioses estaban trabajando llamaron a sus trabajos “día”; y cuando descansaban de sus obras, llamaron a su descanso “noche”. De tal forma que en la séptima vez descansaron de todas sus obras (Alma 34:31-33).

5. A todas las cosas se ha dado una ley. El amor engendra el amor.

6. Dios no crea la maldad, sino que la maldad existe como la antítesis de Dios. El bien y el mal existen en la manera en que los individuos se relacionan con la ley, y la ley es el instrumento de Dios. Moisés deseaba que se entendiese que no podemos imputar la maldad a Dios. Hay una diferencia entre reconocer que la maldad es sin ley (tal falta de leyes no podría ser si Dios no hubiera leyes) y reconocer que Dios no crea la ausencia de leyes o por lo tanto la maldad. Moisés deseaba que se entendiese que cuando Dios obraba, produjo esas cosas que, desde el punto de vista de un ser perfecto y exaltado como él podrían estimarse solamente como “buenas”. La maldad sería introducida al mundo por un acto del hombre, no de Dios. Por lo tanto las escrituras indican, “Por razón de la transgresión viene la Caída, que traerá la muerte (Moisés 6:59). Puesto que sería el hombre quien se separaría de Dios por medio de la transgresión, habría de ser un hombre quien hiciera el esfuerzo de regresar a Dios. Dios no abandona al hombre. La palabra hebrea que significa “arrepentirse” es “shoov” que significa, literalmente “regresar”.

7. Se le había dicho a Moisés que Dios no le daría ninguna comprensión o explicación de todos los cielos y tierras pues las obras de Dios no tenían fin. Se le había prometido, sin embargo, que se le mostraría esta tierra. Partiendo de esto, Moisés pudo aprender acerca de otros mundos.

8. La creación del cielo y la tierra constituyeron el comienzo de la creación de Dios de nuestra tierra y se encuentra cubierta en Moisés 2:1-2. Todo lo que sigue fue subsecuente a esa creación. A Moisés se le dio una demostración con detalles técnicos pertinentes a la manera en que fue creada la tierra. Sin embargo, cualquiera que haya sido lo que el Señor le mostró a Moisés concerniente a la creación de esta tierra, se ajustó completamente al propósito de Moisés de declarar simplemente que ése fue el comienzo de la obra de Dios relativa a este mundo.

9. La luz que Dios mandó venir que Dios vio que era buena puede también representar el producto de los Dioses en consejo y trabajo. En varias partes de la literatura de los Santos de los Ultimos Días se halla un concepto que dice que cuando esta tierra iba a ser creada se reunió un consejo de Dioses y aplicaron su inteligencia combinada y habilidades para su formación y hermoseamiento. La inteligencia y la luz están frecuentemente asociadas en el mismo contexto; y si la luz que Dios mandó que hubiese en Moisés 2:3, 4 es diferente de la luz a la cual se hace referencia en Moisés 2:14-15, es muy posible que la luz deba entenderse como inteligencia -la inteligencia de los Dioses. En otras palabras, Dios habría llamado un consejo de Dioses. Abraham 4:4 añade que la luz era comprensible a los Dioses.

A pesar de que pudo haber habido un número de grandes inteligencias involucradas en la obra de este mundo, aún así no fue otro que nuestro Salvador quien actuó como el oficial representante de Dios en hacer que ocurriese la creación, “… sin él ninguna cosa hecha fue hecha (Juan 1:3).

10. Moisés enfatizó que lo que Dios había hecho era bueno. Ocho veces empleo la palabra “bueno” en los dos capítulos que nos ocupan en este momento. Todo estaba en un plano divino.

11. A todas las cosas ha sido dada una ley y cuando cumplen con esa ley son justificados en cualquier momento en que se mencionasen cosas vivas, Moisés enfatizó que los seres vivos engendrarían según su especie y que la vida se engendra según su propia especie, de acuerdo a las leyes de la procreación. Para enfatizar el hecho de que el hombre es simiente de la Deidad, Moisés ilustra una y otra vez que algo tan sólo puede producir su propia simiente.

 

1 Y sucedió que el Señor habló a Moisés, diciendo: He aquí, te revelo lo concerniente a este cielo y a esta tierra; escribe las palabras que hablo. Soy el Principio y el Fin, el Dios Omnipotente; he creado estas cosas por medio de mi Unigénito; sí, en el principio creé los cielos y la tierra sobre la cual estás.

 

“En el principio creé los cielos y la tierra”. Imaginemos, si es que nuestras mentes finitas lo permiten, una época tan lejana, conforme a la manera en que el hombre registra el tiempo; un tiempo tan remoto que alcanza a la época cuando en toda la vastedad de nuestro universo no existía ninguna forma organizada; anterior a la formación de nuestra tierra. Los sucesos ocurridos durante ese tiempo el hombre sólo los conoce por revelación de Dios. El Todopoderoso, el Creador de los Cielos y de la Tierra, complacido con las obras de sus manos, accedió a que los hijos de los hombres supiesen de ello por medio de una visión. Escogió a Moisés, quien más tarde sería el dirigente de Israel para que la recibiera.

Algunas personas consideran esta historia como un mito, y que los incidentes en ella relatados no son sino accidentes naturales. Pero nuestro propósito es mostrar que lo que el hombre a veces llama “circunstancias fortuitas”, realmente no lo son, y que los accidentes del hombre son las inspiraciones de Dios, y los incidentes de esa época obedecieron a las indicaciones que El quien, en su sabiduría, hizo todas las cosas.

Ver todas las obras de Dios significaría para Moisés una visión interminable, porque las palabras y las obras de Dios no tienen fin, por lo tanto El le reveló a Moisés solamente aquellas cosas que concernían al cielo y la tierra sobre la cual Moisés estaba. Dios le mandó a Moisés “Escribe las palabras que hablo”. “Soy el principio y el fin, el Dios omnipotente; por mi Unigénito he creado estas cosas; sí, en el principio hice los cielos y la tierra…”

Nótese que quien habla se identifica como el Omnipotente; El, quien tuvo autoridad para hablar y establecer como verídicas las cosas de que El habló a Moisés.

“En el principio hice los cielos y la tierra”. Esta sentencia inicial es quizá la más sublime de las que jamás se han escrito expresado, y para impresionar a Moisés con el alcance y la excelencia de esa acción, Dios le explicó a Moisés que El había creado estas cosas mediante el Sacerdocio y Poder de su Hijo. El dice, “Yo soy el principio y el fin”, queriendo sin duda decir que todas las cosas tuvieron su comienzo en Él, y en Él todas tendrán un perfecto fin.

 

2 Y la tierra estaba sin forma, y vacía; y yo hice que la obscuridad viniera sobre la haz del abismo; y mi Espíritu obraba sobre la faz del agua, porque yo soy Dios.

 

El Primer Día

“La tierra estaba sin forma, y vacía” (Abraham 3:24; 4:1). El material del cual fue formada la tierra era al principio una enorme masa sin forma o apariencia permanente (como materia se entiende la materia que fue la parte constituyente de la cual la tierra fue organizada, o en un sentido más amplio, la que da la substanciabilidad a todo el Universo). Los Dioses descendieron al lugar donde vieron que existían esos materiales y formaron la tierra. Fue entonces que se pusieron los fundamentos del mundo. Pero en ese estado la tierra no tuvo, ni dentro de ella ni en sí misma, ninguna fuerza inherente, nada en su constitución general que le facultara para mejorar su inanimada condición. Fue un desolado desierto, deshabitado por completo.

Las palabras del texto indican que el principio fue aún más remoto que los incidentes allí registrados. Este versículo nos informa del comienzo de la obra de Dios, el Padre, de transformar la tierra en un lugar apropiado para que lo habitara el hombre. La tierra misma no fue sino el fundamento sobre el cual Dios edificó un hogar para sus hijos. Para ese propósito fue hecha. Ahora, la tarea del Gran Creador era preparar este hogar para que la tierra pudiera cumplir con el propósito para el cual había sido hecha. La parte que El desempeñó en el “Principio” está incluida en el primer día de trabajo. El “Principio” puede ser prolongado hacia atrás todo el tiempo necesario para abarcar todas las cosas hechas durante su transcurso.

Grandes masas de obscuras nubes se levantaban desde las aguas que cubrían la tierra. Dice el Señor, “Mi Espíritu obraba sobre la faz del agua”, y además dice que se hizo “conforme a su palabra” “Porque yo soy Dios”. Lo cual implica uno que tiene todo el poder, el Todopoderoso.

Comparado con todos los habitantes de la tierra, fueron muy pocos los que abordaron al verdadero y viviente Dios, durante el tiempo de Moisés. Muchas naciones y pueblos tuvieron vagas nociones acerca de la creación de la tierra y las cosas que en ella hay. Indudablemente esas creencias surgieron de los escritos y tradiciones existentes antes del diluvio y que se fueron trasmitiendo de generación en generación desde el tiempo de Noé. La Visión de Moisés acerca de la creación y las subsecuentes obras de Dios, le dieron testimonio a él y a sus seguidores de que la tierra y su gloriosa progresión en el camino de la perfección fue resultado del trabajo de muchos Dioses obrando bajo el poder y la sabiduría de uno quien fue la cabeza, aún Dios, el Padre Todopoderoso.

 

3 Y yo, Dios, dije: Haya luz; y hubo luz.

 

“Haya luz”. La luz es esencial para la vida y el crecimiento, y el Gran Creador, conociendo de ese fenómeno decretó o designó que fuese la luz. “Y hubo luz”. De ese modo por obra de la sabiduría, la tierra a través de una lenta y gradual progresión se convirtió en un lugar adecuado para la morada del hombre.

 

4 Y yo, Dios, vi la luz, y que la luz era buena. Y yo, Dios, separé la luz de las tinieblas.

 

“Vi la luz, y que la luz era buena”. Habiendo Dios hecho disipar las nubes de obscuridad que envolvían la tierra, de modo que huyeron ante el calor de la luz que por todas partes irrumpía a través de las nubes e irradiaba sobre toda la tierra, El vio que era “bueno”, y así lo enunció. La luz comenzó a cumplir el propósito que Dios le había designado. “Bueno” es toda cosa que sirve al propósito del Señor.

“Y yo Dios separe la luz de las tinieblas”. La verdad mencionada aquí es, evidentemente, que la tierra al girar sobre su eje produce alternativos períodos de luz y obscuridad. Estos períodos de luz y obscuridad son las partes principales del día, y Moisés, acostumbrado a las expresiones orientales, empleo esa expresión familiar para abarcar el “Día”, de “Puesta del sol a Puesta del sol”, y la división del día como “tarde y mañana”.

 

5 Y yo, Dios, llamé a la luz Día, y a las tinieblas llamé Noche; e hice esto por la palabra de mi poder, y fue hecho como yo mandé; y fueron la tarde y la mañana el día primero.

 

“Y yo, Dios, llamé a la luz Día; y a las tinieblas llamé Noche”. El Gran Creador dio más énfasis a su propósito de que Moisés captara el hecho de que todas estas cosas fueron hechas por el poder que Él había investido en su Hijo. Dios mismo dio la orden, o hizo conocer su voluntad, y su costo fue hecho de acuerdo con su deseo, y esto por medio de su Hijo Unigénito, el Gran Yo Soy; el Creador, bajo la dirección del Padre.

Abrir las ventanas de los cielos y de ese modo permitir que la luz irrumpiera disipando las tinieblas que durante edades habían oprimido la tierra, esa fue la tarea del primer día.

El crédito fue del Señor Dios Jehová, el uno que hizo realidad las órdenes de Dios; han sido suprimidas por los copistas todas las menciones de Jehová en el relato de la creación hecho por Moisés en el libro de Génesis, según aparece en los registros hebreos; no sabemos quiénes de ellos. Este hecho nos recuerda las palabras de Dios registradas en el capítulo 1:41 de los escritos de Moisés, como lo encontramos en La Perla de Gran Precio, en donde El profetiza a Moisés acerca de la aparición de los escritos de Moisés en su plenitud (vers. 41).

 

6 Y otra vez yo, Dios, dije: Haya un firmamento en medio de las aguas; y fue hecho tal como yo mandé; y dije: Separe aquél las aguas de las aguas; y fue hecho;

 

El Segundo Día

“Haya un firmamento…”. Luego que el sol se oculta, las estrellas que brillan en la concavidad de los cielos, testifican vigorosamente de la sabiduría de Dios. Desde antaño Él puso los fundamentos de la tierra, y extendió sobre ellos la cúpula de los cielos; pero además en su infinita sabiduría, Dios preparó un lugar adonde el hombre pudiera venir y morar. El designó un “firmamento” para el desierto acuático; es decir, que por su divina voluntad hizo que se estableciera una porción de espacio que dividió las aguas que cubrían la tierra, separando los caóticos océanos que mantenían sepultada a la tierra.

 

7 y yo, Dios, hice el firmamento y separé las aguas; sí, las grandes aguas debajo del firmamento, de las aguas que estaban sobre el firmamento; y fue hecho tal como yo mandé.

 

“Y yo Dios, …separé las aguas”. Este versículo es una continuación del anterior, pero muestra la realización de lo que Él había mandado. Las aguas que estaban debajo y las que estaban arriba del firmamento, fueron los primitivos mares que lavaron las grandes extensiones de tierra que yacían ocultas bajo su superficie, y las húmedas nubes que descendían sobre la tierra.

Dios Todopoderoso, el Creador, notificó a Moisés que la división se efectuó tal como El lo había mandado.

 

8 Y yo, Dios, llamé al firmamento Cielo; y fueron la tarde y la mañana el día segundo.

 

“Y fueron la tarde y la mañana el día segundo”. El trabajo de preparar la tierra para que fuera el hogar de los hijos de Dios, progresó lenta pero seguramente. El había causado que la luz penetrada las tinieblas que envolvían la helada y desolada tierra, y había dividido la húmeda atmósfera de la tierra de las aguas que la cubrían. Había causado que cayera la lluvia para que en el futuro el suelo sediento pudiera beber del agua vital.

Cuando todo esto fue efectuado por el poder de su Hijo Unigénito, finalizó el trabajo del segundo día, y comenzó la tarea del tercero.

 

9 Y yo, Dios, dije: Júntense las aguas que están debajo del cielo en un lugar, y así se hizo. Y yo, Dios, dije: Aparezca lo seco, y así fue.

 

El Tercer Día

“Aparezca lo seco”. El Creador vio que todo lo que había hecho era bueno; fue un buen augurio para la existencia así como para el sostén de todos sus futuros habitantes. Sin embargo, vio necesaria la existencia de tierra seca; por lo tanto mandó que así fuese, y se hizo lo que ordenó. El planeta fue sacudido por una suerte de perturbaciones sismológicas; se alzaron los valles, se hundieron las montañas, o fueron sumergidas bajo las tumultuosas olas del mar. Se constituyeron las grandes llanuras, las depresiones de terreno, los lagos y los ríos, y toda la Creación se unió en himnos de alabanzas a su Creador. Esto le fue hecho saber a Moisés mientras se hallaba sobre el monte (Moisés 1:1; Salmos 103:7).

 

10 Y yo, Dios, llamé a lo seco Tierra, y al recogimiento de las aguas llamé Mar; y yo, Dios, vi que todas las cosas que había hecho eran buenas.

 

“Y yo, Dios, llamé a lo seco Tierra”. Al mandato de Dios, las aguas debajo del firmamento se juntaron en el lugar preparado para ellas, dejando seca la vasta extensión que El llamó tierra. Al “recogimiento de las aguas” El las llamó Mar. En esta manera, los océanos, mares, lagos y ríos fueron constituidos, los últimos corriendo por sus cursos, cada uno yendo a desembocar en el mar (Eclec. 1:7; Job 38).

 

11 Y yo, Dios, dije: Produzca la tierra pasto, la hierba que dé semilla, el árbol frutal que produzca fruto, según su especie, y el árbol que dé fruto, cuya semilla esté en sí sobre la tierra; y fue hecho tal como yo mandé.

 

“Produzca la tierra pasto”. Estando ahora la tierra ya muy adelantada en su separación para ser habitación de los seres humanos, el Creador contempló sus obras y de nuevo dijo que todas las cosas que había hecho eran buenas. El se regocijó de que cada cosa en su función particular obrara en pro del éxito total de sus propósitos. Pero aún no se había provisto nada para el sustento de los futuros habitantes de la tierra; ni del hombre ni de la bestia. Por lo tanto, su siguiente mandato fue en ese sentido: “Produzca la tierra pasto”, “la hierba que dé semilla, el árbol frutal que produzca fruto, según su especie, y el árbol que dé fruto, cuya semilla esté en sí sobre la tierra”.

 

12 Y la tierra produjo pasto, toda hierba que da semilla según su especie, y el árbol que produce fruto, cuya semilla habría de estar en él, según su especie, y yo, Dios, vi que todas las cosas que había hecho eran buenas;

 

“Y la tierra produjo pasto”. Y he aquí, la tierra se cubrió de verdor; se llevó a cabo tal como lo designó el Creador. La tierra fructificó; dio plantas de toda clase que daban semilla, y árboles que daban semilla en su fruto. Brotó el pasto para el ganado que iba a ser creado, y la hierba para el servicio del hombre. La tierra produjo el grano tras ser el pan; de nuevo sentimos el deseo de repetir las palabras del antiguo rey hebreo: David (Salmos 104:24).

Que recordando la bondad de Dios en proveer para nuestras necesidades; la ropa que llevamos, y el alimento que comemos, repitamos más de las palabras de David (Salmos 65:8 -13).

De ese modo, toda la naturaleza se perpetúa cumpliendo el mandato del Creador de proveer para las necesidades del hombre y de la bestia; yerbas para el hombre y pasto para la bestia.

 

13 y fueron la tarde y la mañana el día tercero.

 

“Y fueron la tarde y la mañana, el día tercero”. (Ver comentarios sobre versículo 4).

 

14 Y yo, Dios, dije: Haya luces en el firmamento del cielo para separar el día de la noche, y sean por señales, y por estaciones, y por días y por años;

 

El Cuarto Día

“Haya luces en el firmamento del cielo”. Un sabio y bondadoso creador, que sabía cuáles tiempos iban a venir, poseyendo un conocimiento universal y un ilimitado poder y autoridad, ordenó que en el firmamento se establecieran luces que servirían como señales para dividir el día de la noche. Por supuesto, de la misma manera iban a determinar también las épocas del año. La coordinación regular de esos cuerpos celestes en relación con los movimientos de la tierra, o el invariable sistema de registrar el paso del tiempo, fue establecido al ser los minutos puestos en sus órbitas (D y C 88:22-24).

 

15 y sean por luces en el firmamento del cielo para alumbrar la tierra; y fue hecho.

 

“Y sean por luces… para alumbrar la tierra”. En la tarea del primer día, el Creador, por y a través del poder de su Hijo Unigénito, hizo que las masas de obscuridad que ocultaban la fuente de luz, se disipasen. Luego de ello los cálidos rayos de luz se difundieron sobre la tierra, y en rápida sucesión continuó la tarea del segundo y tercer día.

 

16 Y yo, Dios, hice dos grandes luminares, el luminar mayor para señorear el día y el luminar menor para señorear la noche; y el luminar mayor fue el sol y el luminar menor fue la luna; y también fueron hechas las estrellas conforme a mi palabra.

 

“Y yo, Dios, hice dos grandes luminares”. “Los cielos declaran la obra de Dios y la expansión denuncia la obra de sus manos”, así dijo el salmista, quien indudablemente supo las verdades relativas a la Creación. Porque El hizo las grandes luminarias, el sol para señorear durante el día, la luna y las estrellas para señorear la noche. El mandó y ellas fueron creadas; él les dio una ley que no pueden transgredir.

A través del poder de su Hijo, el Gran Yo Soy, su Unigénito, Dios apartó las masas de las nubes que obstruían los rayos del sol, y este irrumpió en toda su gloria, esplendoroso en su primitiva belleza.

 

17 Y yo, Dios, las coloqué en el firmamento del cielo para alumbrar la tierra,

 

“Y yo, Dios, los coloqué en el firmamento del cielo”. Todas las obras de Dios, la obra de sus manos, tiene un propósito. El hizo el sol, la luna y las estrellas, para que iluminaran en la tierra. “El camino del Señor es perfecto, su consejo permanece para siempre. El Señor vive; exaltado sea el Dios de creación”.

 

18 el sol para gobernar el día y la luna para gobernar la noche, y para separar la luz de las tinieblas; y yo, Dios, vi que todas las cosas que había hecho eran buenas;

 

“Y yo, Dios, vi que todas las cosas que había hecho eran buenas”. Hay aquí una gran lección que podemos aprender. El sol, la luna, las estrellas, son criaturas de Dios, pero al obedecer su voluntad, estarán al servicio de quienes somos sus hijos. El mejor servicio lo presta quien sirve a Dios de esa manera. Por eso Dios dijo que eran “buenas” porque sirven a sus propósitos sirviéndonos a nosotros.

 

19 y fueron la tarde y la mañana el día cuarto.

20 Y yo, Dios, dije: Produzcan abundantemente las aguas seres vivientes que se muevan, y aves que vuelen sobre la tierra en el amplio firmamento del cielo.

 

El Quinto Día

“Produzcan abundantemente las aguas…”. Al pensar en la obra que el Creador concretó con todo éxito en los cuatro días previos, podemos concebir el enorme depósito de abundancia que El estaba creando. El primer día, una luz radiante; lluvia para calmar la sed de la tierra sedienta; en el tercero pasto para las bestias, y granos y frutas para el hombre; y en el cuarto, grandes luces en el cielo que dijeron de su gloria y manifestaron su poder; toda la obra efectuada en los primeros cuatro días daban testimonio de una creación ordenada y espléndida.

El edicto del quinto día fue que, “produzcan abundantemente las aguas”, los peces y toda criatura que se mueve y que tiene vida, y “aves que vuelen sobre la tierra en el amplio firmamento del cielo”. Esta orden muestra como, sabiamente, el Creador proveyó abundantemente para las futuras necesidades del mundo. Esta proclamación del Hacedor de todas las cosas incluye cualquier cosa que se mueve: insectos, reptiles, las cosas que se arrastran, los peces del mar, las aves del aire, las palomas que anidan en los techos, y las águilas de amplias alas… y toda ave alada.

 

21 Y yo, Dios, hice las grandes ballenas y todo ser viviente que se mueve, según su especie, los cuales las aguas produjeron en abundancia, y toda ave alada, según su especie; y yo, Dios, vi que todas las cosas que había creado eran buenas.

 

“Las aguas produjeron en abundancia… y toda ave alada”. Las grandes ballenas y las demás criaturas acuáticas se reprodujeron abundantemente; de manera que en ocasiones su vuelo obscurecía el cielo.

El Creador se sintió más y más complacido con la obra de sus manos, y más y más proveyó con las cosas que él denominó “buenas”, para los futuros habitantes de la tierra, los cuales aguardaban gozosamente el momento de ocuparla, tal como se nos dicen Job (Job 38:1-7).

 

22 Y yo, Dios, los bendije, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y henchid las aguas del mar; y multiplíquense las aves en la tierra;

 

“Y yo, Dios, los bendije”. El cuidado providencial desplegado sobre la creación de Dios, y las bendiciones divinas se sumaban a la paz y quietud que prevalecía sobre la vasta extensión de las tierras y los mares. Al contrario de como es hoy, no hubo enemistad entre las criaturas sino que todas unidas hicieron que la vida fuese una parte agradable y útil de los planes del Creador. Cómo será durante los 1000 años del milenio de paz, en que el cordero se acostará con el león (Isaías 11:6-9; 65:25; Oseas 2:18). El Creador bendijo a los peces y a las aves con prodigiosa descendencia diciendo, “fructificad y multiplicaos; y henchid las aguas del mar; y multiplíquense las aves en la tierra”.

 

23 y fueron la tarde y la mañana el día quinto.

24 Y yo, Dios, dije: Produzca la tierra seres vivientes según su especie: el ganado, y lo que se arrastra, y las bestias de la tierra, según su género; y fue hecho.

 

El Sexto Día

“Produzca la tierra… ganado”. Al ir llevando sus planes a una exitosa culminación, el Creador viendo la ordenada progresión de sus propósitos hasta ese momento, proveyó aún más para el beneficio del hombre, al que aún no había creado. Mandó a la tierra que produjera el ganado y las otras bestias para que el hombre las pudiera usar para su sustento y servicio cuando llegara el tiempo.

Dios produjo también la creación de las “lo que se arrastra”, desde los grandes gusanos y reptiles a los más insignificantes insectos; se le mandó a la tierra que produjera toda clase de “seres (criaturas) vivientes” según su género.

Podemos entender que donde el texto dice “criatura” significa, “todas y cada una de las cosas que fueron creadas”. Porque toda criatura de Dios es buena… (1 Timoteo 4:4).

 

25 Y yo, Dios, hice las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra, según su especie; y yo, Dios, vi que todas estas cosas eran buenas.

 

“Y yo, Dios, hice las bestias de la tierra, según su género”. El ganado y todo lo que se arrastran, las bestias de la tierra, todas las criaturas vivientes produjeron su propia especie pues así lo mandó el Creador. La tierra fue llena de la abundancia de Dios y de sus criaturas. Toda la naturaleza se regocijó en su bondad y en su sabia providencia.

 

26 Y yo, Dios, dije a mi Unigénito, el cual fue conmigo desde el principio: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y fue hecho. Y yo, Dios, dije: Tenga dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre el ganado, sobre toda la tierra y sobre todo lo que se arrastra sobre la tierra.

 

“Hagamos al hombre a nuestra imagen”. El ordenado progreso en el desarrollo de la tierra para convertirse en habitación del hombre, declaraba de por sí ser la obra perfecta de la mano de Dios; una empresa providencial. Desde el mismo comienzo, cuando se colocaron los fundamentos de la tierra; cuando todos los elementos utilizados en ella fueron ocupando gradualmente su lugar, y las tinieblas cubrían la amplia expansión; cuando la voz del Creador proclamó: “Haya luz”, en todo ello quienes tienen deseos de conocer la mente y la voluntad de Dios, pueden ver fácilmente el dedo de Dios, el cuidado tierno de un Padre bondadoso, sabio y lleno de amor.

Cuando la tierra estuvo lista y se hubo cumplido el último de los edictos de Dios, y la “casa” ya en condiciones y preparada para ser usada, la voz de Dios, hablándole a su Hijo Unigénito, en consulta con El, se escuchó, “Hagamos al hombre a Nuestra Imagen”.

“¡E hízose así!”.

Después de consultar entre sí, el Padre y el Hijo, co-creadores de la tierra, y de todo lo que en ella había, Dios, el Padre proclamó que el hombre tendría dominio en toda la creación sobre todas las otras cosas creadas en la vasta expansión de la tierra. Todo quedaría sujeto a los deseos del hombre o para servir a sus deseos: los peces del mar, las aves del aire, el ganado y todo lo que se arrastra sobre la tierra.

 

27 Y yo, Dios, creé al hombre a mi propia imagen, a imagen de mi Unigénito lo creé; varón y hembra los creé.

 

“Y yo, Dios, creé al hombre a mi propia imagen”. Ya la tierra, luego de las sucesivas etapas de preparación se había convertido en un lugar adecuado para la morada del hombre. La luz, tan necesaria para la vida, disipó las tinieblas que sombríamente cubrían los enormes océanos de la tierra; el sol, la luna y las estrellas trajeron calor a donde antes sólo reinaba el frío, toda la tierra fue bañada por la lluvia, regando abundantemente sus serranías, hasta que todo el globo estuvo cubierto de verdor (Salmos 65); ganado, frutos, peces y aves, toda la abundancia de Dios proveyó adecuadamente para las necesidades y deseos del hombre.

La creación del hombre, que fue la culminación de la grandiosa obra de Dios, fue hecha realidad cuando El formó al hombre a semejanza de su Hijo Unigénito, el Señor Jesucristo. “Varón y hembra los creé”, dijo el Creador. Cuando Dios comenzó la obra de la creación, cuando se colocaron los fundamentos de la tierra (Job 38:7).

Al discutir la creación, nos hemos detenido algo para considerar el propósito de Dios al emprender tan grandiosa obra. Pero, sin embargo, encontramos una respuesta cabal y completa en las palabras de Nefi, profeta de Dios a los nefitas (1 Nefi 17:36).

Aunque el Señor le dijo a Moisés: “Cuando los hombres quiten muchas (de mis palabras) del libro que tú escribirás”, el relato de Moisés acerca de las obras de Dios tal como aparece en La Perla de Gran Precio y en la Biblia, se asemejan en que ambos dan por entendido que, “Dios vive”.

Los manuales sobre teología comienzan generalmente estableciendo los argumentos filosóficos que se supone prueban que existe un ser supremo, pero los libros de Dios no argumentan esa cuestión. La sublime declaración inicial de la Biblia es, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. El primer incidente mencionado en La Perla de Gran Precio, es sobre una visión de Moisés en la que vio a Dios cara a cara. No hay ningún intento de probar el hecho antes mencionado; no se apela a la capacidad de razonamiento del hombre, simplemente se declara con sencillez un hecho sublime en el más sencillo lenguaje: ¡Dios es!

Sin embargo, cuando uno de los escritores inspirados mencionados en el Libro de Mormón, tuvo ocasión de increpar al ateísmo, él empleó el argumento cosmológico con la mayor fuerza posible: “Si no hay Dios, entonces nosotros no existimos, porque no podría haber habido creación” (2 Nefi 11:7).

Este argumento es incontestable.

Existen dos puntos de vista completamente divergentes con respecto a la existencia del hombre sobre la tierra.

Uno ha sido denominado el punto de vista científico, aunque es científico únicamente porque puede determinar una cierta clase de hechos. Fuera de esos hechos, sus aseveraciones dejan por completo de ser científicas. En otras palabras nos hacen pensar en un castillo de naipes sobre un fundamento de roca. Pero esa escritura no durará más que una que estuviese edificada sobre fundamentos de arena.

La otra está basada en las escrituras, y por lo tanto, es en efecto, científica, tanto en su fundamento, como en la superestructura.

En el punto de vista así llamado científico, el hombre es el producto de la selección y de la herencia, del ambiente que le circunda y de la experiencia. No es más que una máquina maravillosamente complicada. Como tal, el resultado de su accionar es como el producto de una máquina. Quien conozca las piezas que componen una máquina estará capacitado para calcular sus movimientos y controlar su producción. De la misma manera, las acciones y aún los pensamientos de un hombre podrán ser controlados por quien conozca la maquinaria humana. No puede existir responsabilidad personal en una máquina; ni en el hombre, si éste no fuera más que eso.

Y aún si se admitiese un grado de responsabilidad, no existiría autodeterminación. Las acciones y los pensamientos los determinaría la construcción de las diferentes artes de la máquina. Todo es mecánico.

El punto de vista sobre la existencia del hombre basado en las escrituras es distinto. En él, el hombre es un hijo de Dios. De acuerdo con un decreto eterno y divino él ha venido a esta tierra, como un maravilloso instituto de aprendizaje, con el propósito de adquirir la experiencia necesaria para un progreso eterno. Su cuerpo, se entienda o no cual fue su origen, es el tabernáculo en el cual mora el espíritu eterno e inmortal, durante el transcurso de su existencia en el mundo mortal; ese cuerpo es también una maravillosa colección de instrumentos por medio de los cuales el espíritu se pone en contacto con el mundo material, y de ese modo, se capacita para cumplir con su existencia la tierra.

Según este punto de vista, el hombre es una personalidad, habitando en un cuerpo de carne, poseedor de independencia, voluntad y responsabilidad. El ocupó un lugar peculiar en la historia del universo como sostenedor de los más elevados ideales y sujeto a la responsabilidad moral. Como hijo de Dios, el hombre ocupa un lugar único en la creación, algo que sólo puede llegar a comprenderse mediante la luz de la revelación divina.

Este es el punto de vista sobre la existencia del hombre en la tierra, de acuerdo con las escrituras.

Es también el único punto de vista científico.

 

28 Y yo, Dios, los bendije y díjeles: Fructificad y multiplicaos, henchid la tierra y sojuzgadla; y tened dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo, y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.

 

“Fructificad y multiplicaos, henchid la tierra”. La bendición de Dios sobre el hombre y su esposa para que se multiplicaran y llenasen la tierra fue una bendición que se extendió para siempre a sus descendientes (Hechos 17:26). Así dijo Pablo. Cada nación debajo del cielo, cada tribu, lengua y pueblo que habita sobre la tierra, proviene de una pareja, macho y hembra. Algunos son blancos, y algunos negros, algunos cobrizos y otros amarillos, pero en lo que hace a la investigación científica como a la palabra de Dios también, ambas concuerdan en afirmar que todos los hombres son de una especie y una familia.

Al bendecir a la primera pareja, Adán y Eva, el Creador le dio dominio sobre toda la creación, “sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo, y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra”. También se les dijo que sojuzgaran la tierra, indicándoles con ello que la tierra aguardaba las épocas de la siembra y la cosecha, que sus muchas riquezas recompensarían los esfuerzos de su posteridad para superar sus problemas y cultivar sus tierras.

 

29 Y yo, Dios, le dije al hombre: He aquí, te he dado toda hierba que produce semilla, que está sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol en el cual estará el fruto del árbol que produce semilla; a ti te será por alimento.

 

“Te he dado toda hierba que produce semilla…; a tí te será por alimento”. Adán, el primer hombre, no comenzó a ocuparse en su supervivencia, sin el consejo de su Hacedor, quien es Dios; cuyo consejo suavizó y alivianó esa tarea. El alimento para su subsistencia le fue provisto en las semillas de las plantas y de las hierbas; Dios le dio árboles, cuyos frutos junto con las hierbas satisfarían su necesidad de alimento. De nuevo repetimos las palabras de David, el Salmista: (Salmos 104:24).

También, (Salmos 89:11). “El cubrió de nubes el cielo, y preparó la lluvia para la tierra. Hizo crecer el pasto para el ganado, y la hierba para servir al hombre” (oración judía de alabanza a Dios). Y no olvidemos las palabras de Lehi, el hebreo de la antigüedad (1 Nefi 1:14; Mormón 9:16-17).

Para la mente de los mortales, las maravillosas obras de Dios son incomprensibles; nos resultan inescrutables. A menos que la revelación las manifieste (como las visiones de Moisés que estamos considerando), no es posible entenderlas. La palabra de Dios es lámpara para nuestros días; una luz para nuestro camino (Salmos 119:105), y en esto recordamos las palabras de Isaías (Isaías 50:10).

 

30 Y a toda bestia del campo, y a toda ave del cielo, y a todo animal que se arrastra sobre la tierra, a los que concedo vida, les será dada toda hierba limpia por alimento; y fue hecho tal como yo mandé.

 

“Y a toda bestia del campo, y a toda ave del cielo, y a todo animal que se arrastra sobre la tierra… les será dada toda hierba limpia por alimento”. Dios tuvo en mente los animales, las aves y a cada una de sus creaciones, fuese bestia o un hombre -“Fue hecha provisión tanto para las bestias como para los bebés”. Todas las hierbas, que no fuesen venenosas, o que de otra manera estuviesen contaminadas, servirían para mantener a las bestias y a las aves. No pasarían hambre. Y de ese modo, por mandato de Dios, serían alimentadas.

 

31 Y yo, Dios, vi todo lo que había hecho; y he aquí, todas las cosas que yo había hecho eran buenas en gran manera; y fueron la tarde y la mañana el día sexto.

 

“Todas las cosas que yo había hecho eran buenas en gran manera”. Al contemplar sus obras, ya completadas, Dios las calificó de muy buenas. Cuando finalizó cada día de la creación, Dios dijo que lo efectuado ese día era bueno. Ahora, finalizada la obra de creación, cuando el hombre fue creado para ocupar la tierra y sojuzgarla, el mismo Creador aseguró que toda la obra efectuada por sus manos llenaba el propósito para el que había sido creada; estaba de acuerdo con la mente de la Deidad, y era una morada adecuada para los hijos de Dios.

De ese modo, en seis sucesivos períodos de tiempo la obra de la creación quedó terminada y la tierra estuvo preparada y lista para el hombre. Hay muchos que dicen que Dios creó todas las cosas de la nada. El no hizo tal cosa. Son muchos los que defienden esa imposible proposición: nos referimos sólo a algunos pocos de ellos: “Dios”, la palabra hebrea es Elohim, que se traduce, el poder de Dios, el Creador. El significa el fuerte Dios; ¿y qué otra cosa que un poder todopoderoso pudo sacar todas las cosas de la nada?”. “La forma en que esta obra fue efectuada: Dios la creó, es decir la hizo de la nada. No existió ninguna materia preexistente de la cual fue producido el mundo” (Mathew Henry, Comentarios sobre la Biblia). “Dios, el nombre del ser supremo, significa en hebreo, Fuerte, Poderoso. Expresa poder omnipotente, y su empleo en este lugar, al comienzo de la Biblia, en la forma plural, nos enseña aunque no claramente, una doctrina que en otras partes de la Biblia se señalan con claridad, a saber: que aunque Dios es uno, existe una pluralidad de personas en la Deidad -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, quienes estuvieron ocupados en la obra creativa. Creada, no formada de ningún material preexistente, sino hecha de la nada”.

 

La Ciencia y la Creación

Muchas de las diferencias entre las teorías de la así llamada ciencia y la palabra revelada de Dios, tocante a la creación de la tierra y su desarrollo hasta convertirse en una morada apta para Sus hijos, son más imaginarias que reales. Estas divergencias, si así las podemos llamar, parten de un razonamiento sin información y comienzan con hechos que sólo son conocidos cuando son revelados al hombre por Aquel que ha hecho todas las cosas.

Los escritos de Moisés contenidos en La Perla de Gran Precio y el libro de Génesis relatan la misma historia de la creación, aunque la última narración ha estado sujeta a muchas revisiones y a tachaduras y supresiones por parte de los copistas, desde el tiempo en que fueron compiladas. Sin embargo, la ciencia investiga un concepto dispar del origen del universo. Aunque los proponentes de cada uno de sus conceptos están unidos en cuanto a su juicio sobre los escritos de Moisés, se hallan ampliamente divididos en sus conclusiones y solamente ofrecen especulaciones con respecto al maravilloso desarrollo de todas las cosas creadas.

Los partidarios de cada una de las teorías científicas -las denominaremos mejor seudo científicas, pues son solamente suposiciones y no se basan sobre un conocimiento exacto- están de acuerdo en sostener que los hechos de la Creación enunciados en La Perla de Gran Precio y el libro de Génesis son contrarios a todas las leyes de la naturaleza que conocemos, pero la historia de la creación que figura en estos dos libros y aquella que la ciencia cuestiona en mayor medida, es la que incluye la declaración de que en seis días el Señor hizo los cielos y la tierra. Sin embargo, a pesar de las poco amistosas consideraciones de los representantes de cada una de esas teorías, vemos que en ninguno de los dos relatos, que en un principio tuvieron por autor a Moisés, afirma que los días allí mencionados fueron de 24 horas. Sabemos que un día es para el Señor infinitamente mayor que un día de la tierra, y cuando se dice días en el texto, entendemos que significan períodos de duración indeterminada (Abraham 4:4-19).

Las enseñanzas de la ciencia de que “el orden y la belleza” del mundo no son el resultado de un acto creativo directo, sino que son producto del desarrollo de un proceso prolongado y gradual, continuado durante miríada de años, corresponden a la teoría que conocemos como la teoría de la evolución, la cual a menos que se la entienda en su más amplio sentido posible, nos resulta desagradable. Pero vemos que a raíz de los descubrimientos que la ciencia está continuamente haciendo, y de las lecciones que la humanidad está aprendiendo han desaparecido mayormente las perplejidades y dificultades causadas por la interpretación demasiado literal de la palabra “día”. Vemos también que no hay malos entendidos que no pueden ser zanjados ni perplejidades que no se puedan resolver. Muchos han llegado a aceptar que la Creación pudo ser obra de Dios, ya sea que el proceso haya sido progresivamente lento y continuo, y completo. El señor le dijo a Moisés que, “Por el poder de mi palabra hice estas cosas”; por la frase “mi palabra” entendemos que se refiere al Unigénito Hijo de Dios, y el mismo poder necesario para originar y sostener un proceso de desarrollo incesante y durable en el universo no debió ser menor que el requerido para producirlo de golpe o en un momento, y después de ello perpetuar la medida de su creación.

Otra objeción que se hace frecuentemente, no sólo por los hombres de ciencia, sino por muchos otros familiarizados con ciertos datos cronológicos, es la fecha colocada en los márgenes de sus Biblias indicando que la Creación tuvo lugar en el año 4000 a.C. Ellos piensan que se requirió un tiempo mucho mayor que ese. Aquí es bueno indicar que esa fecha marginal que hemos mencionado no es parte de la Biblia, sino que fue colocada solamente en base a los cálculos afectados por judíos, cristianos y que generalmente, se admite se basaron sobre un conocimiento incorrecto.

Moisés, el escritor del relato que habla de la creación de Dios, no confió su inspirada narración a ninguna cantidad de días de 24 horas o de años al cabo de los cuales alcanzó el mundo la belleza y la sencillez de un producto terminado. Moisés escribió del sol, la luna y las estrellas. El no se sujetó a ningún límite definido de tiempo en el cual Dios llevó a cabo sus poderosas obras, sino simplemente dice que, “En el principio”. Estas palabras nada más son suficientes para establecer sin lugar a dudas el elemento tiempo aquí involucrado: “En el principio hice los cielos y la tierra”; se ha dicho que esta frase “es suficientemente elástica como para abarcar la moderna posición científica”, y es bueno tener en cuenta al considerar los escritos de Moisés, que estos fueron escritos con propósitos religiosos y no para dar instrucción científica.

 

Véase:

2 respuestas a Moisés 2

  1. Daria dijo:

    comment3, http://reconcile.org.uk/wp-content/uploads/formidable/dj_mixer_software_free_download_full_version_softonic.pdf dj_mixer_software_free_download_full_version_softonic, :-(((, http://www.dehuishouding.nl/wp-content/uploads/formidable/helvetica_inserat_family_font_free_download.pdf helvetica_inserat_family_font_free_download, epxg, http://pasticceriacristiani.it/wp-content/uploads/formidable/cracked_op_prison_server_181.pdf cracked_op_prison_server_181, %], http://www.uniqueextrusions.com/wp-content/uploads/formidable/download_directx_sdk_for_windows_81.pdf download_directx_sdk_for_windows_81, 69180, http://srap-ieap.org/wp-content/uploads/formidable/download_game_the_last_of_us_for_android.pdf download_game_the_last_of_us_for_android, bxsbik, http://www.portal.ps/wp-content/uploads/formidable/download_fifa_15_apk__data.pdf download_fifa_15_apk__data, 8-D, http://engagenewport.com/wp-content/uploads/formidable/gta_v_crack_v5_reloaded.pdf gta_v_crack_v5_reloaded, 111331, http://christcommunitykc.org/wp-content/uploads/formidable/download_ios_1002_iphone_7_plus.pdf download_ios_1002_iphone_7_plus, :((, http://www.silversteinworks.com/wp-content/uploads/formidable/download_ifunbox_windows_7_64_bit.pdf download_ifunbox_windows_7_64_bit, 35374, http://www.romance-ffp.com/wp-content/uploads/formidable/heroes_of_might_and_magic_5_torrent_tpb.pdf heroes_of_might_and_magic_5_torrent_tpb, :((, http://dcodeefc.com/wp-content/uploads/formidable/download_2go_messenger_for_pc.pdf download_2go_messenger_for_pc, %-OO, http://www.pierret.com/wp-content/uploads/formidable/download_game_android_mx_mayhem.pdf download_game_android_mx_mayhem, bntsc, http://capc-pensacola.org/wp-content/uploads/formidable/download_bbm_versi_7_android.pdf download_bbm_versi_7_android, %-((, http://www.fotofashion.no/wp-content/uploads/formidable/download_dj_mixer_software_for_windows_8.pdf download_dj_mixer_software_for_windows_8, 0017, http://www.plan98.dk/wordpress/wp-content/uploads/formidable/download_edge_animate_cc_2014.pdf download_edge_animate_cc_2014, npljxq, http://www.bkddmamujutengah.org/wp-content/uploads/formidable/download_hd_video_sample.pdf download_hd_video_sample, 428681, http://sapereaude.chapman.edu/wp-content/uploads/formidable/crack_in_the_house_foundation.pdf crack_in_the_house_foundation, =(, http://www.shepherduniversity.edu/main/wp-content/uploads/formidable/download_amazing_spider_man_2_full_movie_720p_torrent.pdf download_amazing_spider_man_2_full_movie_720p_torrent, >:-(((, http://www.coloradocompaniestowatch.org/wp-content/uploads/formidable/crack_up_laughing.pdf crack_up_laughing, kpp, http://mtzunitedmethodist.com/wp-content/uploads/formidable/hp_cp1515n_price.pdf hp_cp1515n_price, zirfb, http://www.alternativebristol.com/wp-content/uploads/formidable/hp_pavillion_dv5-1120er.pdf hp_pavillion_dv5-1120er, %-OOO, http://www.romance-ffp.com/wp-content/uploads/formidable/download_blackberry_software_for_mac_os_x_10411.pdf download_blackberry_software_for_mac_os_x_10411, eldoj, http://conservit.net/wp-content/uploads/formidable/crack_for_autodesk_autocad_2015.pdf crack_for_autodesk_autocad_2015, zwqqzf, http://www.centauro.at/de/wp-content/uploads/formidable/download_age_of_empires_iii_mac.pdf download_age_of_empires_iii_mac, gkvgy, http://www.peanutsgolf.co.uk/PeanutsWP/wp-content/uploads/formidable/crack_for_windows_7_64_bit_free_download.pdf crack_for_windows_7_64_bit_free_download, 916178, http://www.bayforestnaples.com/wp-content/uploads/formidable/download_google_drive_for_macbook_pro.pdf download_google_drive_for_macbook_pro, apud, http://hotel25vv.org/wp-content/uploads/formidable/download_crack_pes_2014_only_reloaded.pdf download_crack_pes_2014_only_reloaded, :-]], http://www.cisunset.net/wp-content/uploads/formidable/download_gpx_from_strava.pdf download_gpx_from_strava, 16157, http://www.21clhk.org/wp-content/uploads/formidable/crack_sniper_elite_3_pc_skidrow.pdf crack_sniper_elite_3_pc_skidrow, gvmhxu, http://www.ascorpi.com/wp-content/uploads/formidable/hasp_hl_216_driver_windows_7_download.pdf hasp_hl_216_driver_windows_7_download, vlzx, http://www.nvebpp.nl/wp-content/uploads/formidable/download_best_android_music_player.pdf download_best_android_music_player, 27421, http://www.stepsmartcollier.org/wp-content/uploads/formidable/house_of_hoops_foot_locker_milano.pdf house_of_hoops_foot_locker_milano, 9533, http://investigaypublica.org/wp-content/uploads/formidable/download_eset_nod32_internet_security_free.pdf download_eset_nod32_internet_security_free, =[, http://hpnwm.de/wordpress/wp-content/uploads/formidable/download_apple_iwork_08.pdf download_apple_iwork_08, 971855, http://reconcile.org.uk/wp-content/uploads/formidable/crack_slinger.pdf crack_slinger, >:], http://nkklub.dk/wp-content/uploads/formidable/download_icon_android_44.pdf download_icon_android_44, 2854, http://sf-immobiliare.ch/wp-content/uploads/formidable/hp_scanjet_2400_software_free_download.pdf hp_scanjet_2400_software_free_download, 1699, http://www.vecohio.com/wp-content/uploads/formidable/install_nltk_python_27_windows.pdf install_nltk_python_27_windows, imvi, http://www.campwilliamsrab.org/wp-content/uploads/formidable/download_123_vn_ultrasurf.pdf download_123_vn_ultrasurf, ynvk, http://freeanalyze.com/health_check/report/632/excuriaspa.com/wp-content/uploads/formidable/crack_file_for_windows_7_ultimate_32_bit_free_download.pdf crack_file_for_windows_7_ultimate_32_bit_free_download, 396893, http://www.artmuseumgr.org/wp-content/uploads/formidable/hypocrite_definition_in_spanish.pdf hypocrite_definition_in_spanish, rbyazs, http://skillbox.one2one.online/wp-content/uploads/formidable/download_ada_band_masih_index.pdf download_ada_band_masih_index, 746, http://loveozya.com.au/a/wp-content/uploads/formidable/cracked_eggs_and_noodles_korean_movie_download.pdf cracked_eggs_and_noodles_korean_movie_download, 8-OO, http://lwvcolliercounty.org/wp-content/uploads/formidable/hub_motor_48v_1000w.pdf hub_motor_48v_1000w, 73019, http://cabiscoopcentral.com/CAbi/wp-content/uploads/formidable/download_evanescence_bring_me_to_life_mp3_free.pdf download_evanescence_bring_me_to_life_mp3_free, 195, http://rosevilleroundhouse.org/wp-content/uploads/formidable/hitman_absolution_mac_bittorrent.pdf hitman_absolution_mac_bittorrent, 4951,

  2. Bixton dijo:

    comment6, http://www.myfolio.com/art/fkk3mxfvpm torrent_imitation_game_dvdrip, 390, http://www.myfolio.com/art/8cqzhp3r3n windows_7_vypolniaetsia_otmena_izmenenii, >:))), http://www.myfolio.com/art/kuyix7ema4 to_inform_on_or_of, weomzd, http://www.myfolio.com/art/ydwl4hack0 russkaia_atlantida_kniga_skachat, 599, http://www.myfolio.com/art/iy20mrf9cz geografiia_6_klass_domogatskikh_skachat_besplatno, %[[, http://www.myfolio.com/art/up1xzaogqx russkaia_versiia_orla_i_reshki, 8782, http://www.myfolio.com/art/pdup69swez skachat_audioknigu_terskoi_front_2, dirar, http://www.myfolio.com/art/rn039h2fdf calibre_fb2_skachat, xvgdn, http://www.myfolio.com/art/nu7xv5qdt9 file_muiden_amsterdam, :-D, http://www.myfolio.com/art/x9qvb7w87m torrent_awolnation_back_from_earth, 8DDD, http://www.myfolio.com/art/9yibz97551 windows_xp_zvercd_skachat_s_torrenta, oaldwd, http://www.myfolio.com/art/gbsdtfr6ap mylo_demodeks_otzyvy, =-(((, http://www.myfolio.com/art/to21qydwzd elektronnaia_kniga_wexler_t7022_instruktsiia, qitbds, http://www.myfolio.com/art/gnxle5dkui windows_phone_app_won39t_work, 6315, http://www.myfolio.com/art/85mv33zv4h nfs_most_wanted_2_skachat_besplatno_polnuiu_versiiu_odnim_failom, %-D, http://www.myfolio.com/art/2et0h9i9ig caesar_iv_windows_8, agm, http://www.myfolio.com/art/vil2gzrq19 windows_10_a_windows_phone_81, dsw, http://www.myfolio.com/art/towg4gkcmz lean_patch_meaning_in_hindi, ufo, http://www.myfolio.com/art/d85w5plt7a c_file_ppt_trn_ipad, hiqk, http://www.myfolio.com/art/2z6fog6ii5 porsche_ag_models, 92713, http://www.myfolio.com/art/fy2xsa8cfl vkliuchit_telnet_windows_7_cmd, sitn, http://www.myfolio.com/art/shvy7l3eeq epub_la_estrategia_del_oceano_azul, :P, http://www.myfolio.com/art/xbi2n42l4b ne_mogu_nastroit_vai_fai_na_noutbuke_vindovs_8, 1177, http://www.myfolio.com/art/ao9fu3ye09 obrazets_zaiavleniia_envd_2014, yrorp, http://www.myfolio.com/art/2zck3ch1c4 windows_81_offline_update_installer, zgornm, http://www.myfolio.com/art/u83bao2o0u mekhmod_able_v2_original, 3828, http://www.myfolio.com/art/p2y2zwkkpa admx_files_windows_7, 8-DDD, http://www.myfolio.com/art/uldsz2chph lovecraft_nyarlathotep_pdf, ckn, http://www.myfolio.com/art/pry43k4o4g bsa_file_extractor_download, >:))), http://www.myfolio.com/art/02lq935h7q baza_iaponskikh_avtomobilei, :))), http://www.myfolio.com/art/fr63nhy6oa windows_7_winsxs_directory_size, 8-PP, http://www.myfolio.com/art/g1my2imers obrazets_zapolneniia_unifitsirovannoi_formy_t-1, zcxzi, http://www.myfolio.com/art/3gltwkiydk chitat_viktor_suvorov_ledokol, uvhdt, http://www.myfolio.com/art/qqw441gnyz skachat_traktor_scratch_pro_2_besplatno, =D, http://www.myfolio.com/art/oual1rcswx chrome_windows_ok_google, %], http://www.myfolio.com/art/411xq3t14z obnovlenie_iphone_4_do_ios_8, fnzs, http://www.myfolio.com/art/2hvg3dgb9m baza_fskn_kupit, :-D, http://www.myfolio.com/art/0cuupyrnzv diagnosticheskii_spravochnik_logopeda_polushkina_nn, sww, http://www.myfolio.com/art/keyq0la3s8 gta_sa_mod_installer_10_free_download, %-], http://www.myfolio.com/art/8ov726vzhc aleksandr_diuma_koroleva_margo_audiokniga_skachat_besplatno, 017375, http://www.myfolio.com/art/hwepbbkkqs skachat_film_12_raundov_perezagruzka_s_torrenta, =-D, http://www.myfolio.com/art/s0h5xhnbv8 rezhim_raboty_sberbanka_na_maiskie_prazdniki_volgograd, vwfph, http://www.myfolio.com/art/sd1nerty0y mercedes_actros_mp3_interior, 291, http://www.myfolio.com/art/8rd4kbvkkb sleeping_dogs_pc_torrent_download_skidrow, 8808, http://www.myfolio.com/art/fxoz6r93ko skachat_pesniu_my_biaki_buki, lzd, http://www.myfolio.com/art/1nucior708 windows_8_uzak_masast_balants_yapma, 8-(((, http://www.myfolio.com/art/ngw5txrf4s vmeste_veselo_shagat_skachat_besplatno_mp3, 670803, http://www.myfolio.com/art/6hu6nb3eqa kniga_v_zhitt_liudini_mn_tvr, 13192,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *